Fedora Alemán
Gran dama del bel canto venezolano

Sobre la técnica del Canto

Para la Cátedra de Canto Lírico de la Escuela  de Música Vicente Emilio Sojo

La diferencia de un cantante a otros músicos, es que él es su propio instrumento; de allí la necesidad de una disciplina, no solamente relacionada con el canto, sino también de su forma sana de vida.

En este pequeño espacio, hablar de técnica vocal, es una tarea muy difícil; me limitaré a dar algunas ideas de lo que debemos hacer o no, de la respiración, de la relajación, de la actitud mental y forma de vida y lo mas importante en el canto, que es la interpretación.

Lo que NO debemos hacer:

Abusar de las cuerdas vocales, tratar de cantar más fuerte, forzando, fumar, gritar, cantar en un registro equivocado, cantar hasta cansarse.

La tensión es una de las causas más comunes y dañinas; la tensión puede ser una de las dificultades para una buena emisión; hay que aprender a relajarse: la tensión puede ser asociada con los malos hábitos vocales, también puede ser causada por problemas psicológicos, preocupación o presiones de la vida cotidiana.

Es muy fácil hacer ejercicios de relajación, acostada o sentada; comenzar por los pies: apretar fuertemente los dedos de los pies, sentir la presión, mantenerla y luego (siempre con los ojos cerrados) sentir la presión, luego relajar los pies y sentir el bienestar de la relajación; luego las pantorrillas y muslos; presione fuertemente, relaje lentamente y sienta la diferencia. Así, vaya presionando y relajando todo el cuerpo hasta llegar a la cabeza, pasando por los órganos internos, riñones, intestinos, corazón, pulmones, etc.

Estos ejercicios se pueden hacer diariamente, antes de levantarse o acostarse.

Hay cierta facultad intuitiva (muy necesaria en el cantante), que le hacer saber o sentir que lo que hace está bien, que la voz está bien apoyada en la respiración, que no hay ninguna contracción o apoyo en la garganta, que está relajado.

Hay que oír al maestro, pero no podemos dejarle todo a él; con sus conocimientos nos indica donde está el problema y solo nosotros con nuestra intuición trataremos de solucionarlo.

El canto es un arte que no se aprende por libros, pues hay muchas técnicas (cada maestro tiene la suya). Algo vital para el cantante es la búsqueda personal. Repito: el maestro oye e indica, pero somos nosotros quienes debemos buscar y encontrar soluciones. Yo he escuchado muchos jóvenes cantantes, y he encontrado con verdadera preocupación, que ellos consideran su preparación terminada, cuando han desarrollado una bella voz, una buena técnica. A ese punto se consideran listos para presentarse en público. Nadie puede cuestionarse que la técnica es de fundamental importancia, el ABCdel canto.

Respiración del Canto:

Inspirar profundamente (las mujeres respiran intercostal, abriendo las costillas), los hombres respiran abdominalmente (bajando el diafragma); ese aire inhalado se bloquea, y poco a poco se va utilizando según las necesidades. Muy importante en el canto, es la respiración y aprender a administrar el aire. Se recomienda, andar derecho, (así se abren mejor las costillas) y baja más el diafragma; sentado, acostado, caminando, se puede ejercitar la respiración; es un placer respirar bien, ello elimina las toxinas, se refleja también en nuestra energía, nuestra piel, nos calma, cuantas veces, antes de una actuación artística, hacemos unas cuantas respiraciones y nos sentimos mucho mejor, más seguros, etc.

Lo que DEBE hacerse·

Fundamentalmente hay que vocalizar diariamente, sin llegar a cansarse, así mantenemos la técnica; hay que cantar, pero hay que saber detenerse, nunca llegar al cansancio. El canto nos eleva, es la música, es el poema que nos hace vibrar, el canto nos mantiene el equilibrio emocional; cuando cantamos nunca estamos solos, estamos en compañía de una melodía, de un gran poeta o de un recuerdo... al término del perfeccionamiento (nunca termina) llega la recompensa, la música, los poetas, el intérprete.

En realidad, la música nunca nos ha dejado. En secreto ella ha motivado todo y al final de una buena serie de ejercicios, tenemos la sensación de no ser más que un principiante; en nosotros se estremece la sensación de tener un instrumento, que se tornó fácil por una hábil e inteligente gimnasia; del vocalista educado ha nacido el alma del cual florece el verdadero arte, repito, el intérprete.

Estudiando una canción, no cante solamente una melodía, cante un poema. La música levanta el poema de la frialdad hablada, transformándolo en una nueva belleza. Pero usted, cantante, debe lograr que el poema, lejos de perder su belleza se haya ennoblecido, haya renacido con gran esplendor. Nunca olvide: recite el poema cuando usted cante. Solamente uniendo con iguales valores música + poema, es que la perfección puede llegar.

El camino del nunca alcanzable goce: "Perfección" - es largo y difícil; ningún éxito con el público, ni críticas excitantes, me hicieron pensar que yo había llegado a la perfección. Seguir adelante, y no desanimarse por pequeñas imperfecciones, porque si se puede flotar en las altas regiones del arte, usted ha llenado su misión como cantante.

Para llegar a ser un buen intérprete, hay que estudiar Idiomas, aunque sea fonéticamente, a la par que estudios musicales y piano complementario. Hay que ser ambicioso, hay que estudiar mucho, para hacer un buen repertorio, tanto operístico (si tiene voz para opera) como de música de cámara; no conformarse y pensar que se pueda hacer mejor; la perfección es imposible llegar a ella, pero hay que anhelar alcanzarla.

Hay tanta música bella, de tantos compositores de nuestra América. Yo recomiendo estudiar esa música que es hasta poco conocida, pero es tan bella e interesante, que constituye un gran éxito en Europa y U.S.A.

La tarea es larga, pero cuando se es joven, hay tiempo. No lo pierdan: ¡estudien!

Yo recomiendo, antes de empezar a estudiar una canción (no importa el idioma) buscar si está escrita en otro idioma que no sea el nuestro, hacer una traducción y leer el poema varias veces en voz alta, buscar donde está el clímax; tratar de comprender el estado de ánimo del poeta, sentir el poema, luego viene la música; repito solamente uniendo con iguales valores música-poema, es que la perfección puede llegar.

Fedora Alemán

Fedora Alemán
Gran dama del bel canto venezolano